GASTOS DE ENVÍO GRATIS A PENÍNSULA😃😃

Soluciones Naturales Antiedad

antiedad arrugas
Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Índice del artículo

Independientemente de nuestra edad, el ambiente, la rutina diaria y la exposición solar pueden acelerar los signos de la piel envejecida. Con las soluciones antiedad vamos a reducir los signos de la edad: arrugas y líneas de expresión, flacidez, pérdida de elasticidad y volumen, textura irregular, manchas.

Mejor fórmula antiedad

La mejor fórmula empieza si mantenemos una dieta saludable, una buena hidratación (beber agua es muy importante, para la piel y el organismo), actividad física y descanso. Cuanto más saludable sea nuestro estilo de vida más tardarán en manifestarse los signos de envejecimiento en nuestra piel.

Si a esto añadimos las distintas alternativas de cosmética natural que se adecuan más a nuestras preocupaciones y que contengan activos potentes, conseguiremos que el paso de los años en nuestra piel sea el reflejo de nuestra madurez y no que cause estragos que hagan sentirnos incómodas e inseguras.

Lo que buscamos es que nuestra piel envejezca dignamente. Cuántas veces hemos visto mujeres muy atractivas que no esconden el paso de los años, pero sí que denotan una piel cuidada, unos signos de la edad que solo hacen que aumentar su atractivo.

No buscamos soluciones que terminen con nuestra cara como una muñeca repollo, buscamos soluciones que la mejor cosmética nos ofrece y cuyos resultados han sido probados.

¿A  que edad empiezo a utilizar productos antienvejecimiento?

La genética tiene un papel importante en el envejecimiento, pero para conseguir los mejores resultados la prevención es muy importante. Si a esto unimos una buena rutina y unos buenos ingredientes conseguimos la fórmula del éxito.

A los 20 años la piel es perfecta, pero ello no significa que no deba cuidarse con protección solar y una hidratante específica para esta edad. Proteger la barrera natural de la piel es la base para ralentizar el envejecimiento de nuestra piel siempre unida a la protección solar.
A los 30 años empieza a disminuir el ritmo de renovación celular y la piel se vuelve más seca. Junto a la protección solar se puede incluir algún producto que contenga vitamina C y la hidratación con ácido hialurónico en cualquiera de sus variantes.

A los 40 años se reduce la producción de colágeno y elastina. A partir de aquí ya son necesarias fórmulas con retinol que revierten los signos del envejecimiento, que aceleran la renovación de la piel y retrasan los signos visibles. Sin olvidar nunca la protección solar.

De los 50 en adelante se producen muchos cambios en la piel: sequedad, arrugas, manchas, patas de gallo. El retinol, humecta, ilumina y reduce las arrugas y líneas de expresión. Productos específicos con retinol y ácido hialurónico mejoran nuestra piel.

Los ingredientes se presentan en distintas concentraciones que harán que sean los indicados según la edad. A mayor concentración aumenta su actividad en la piel y sus beneficios. A menor edad no es necesario, porque la piel no demanda utilizar concentraciones tan fuertes.

Rutina antienvejecimiento

Debemos tener muy claro que de la misma manera que nuestro organismo requiere unos alimentos para funcionar correctamente, nuestra piel también. Con el paso de los años, nuestro organismo produce más lentamente o deja de producir los ingredientes que mantienen nuestra piel joven y saludable.

De ahí la importancia de una buena rutina que cubra nuestras necesidades. La constancia y buenos productos consiguen nuestro propósito.

Ingredientes indispensables y poderosos para una rutina antienvejecimiento:

Retinol: Que mejora visiblemente la apariencia de las líneas de expresión, arrugas y la textura de la piel.

Ácido Hialurónico: Con propiedades regeneradoras de la piel, retiene la humedad y fortalece la piel seca.

Vitamina C: Combate el tono desigual y la opacidad consiguiendo una piel más luminosa y suave.

Protector solar: Una protección de amplio espectro para evitar las manchas y arrugas

 

¿Empezamos con la rutina?

Limpieza

Con la piel madura conviene ser estrictas y no olvidar nunca la limpieza mañana y noche.
Para un resultado antiaging el limpiador debe combatir las líneas finas y arrugas mientras iguala y suaviza la textura al limpiar y refinar los poros.

Es importante que contenga entre otros: proteínas, vitaminas, extractos botánicos, aceites, ingredientes que consiguen una acción rejuvenecedora de nuestra piel.

Si utilizas maquillaje o cualquier otro producto de embellecimiento no debes olvidar nunca el desmaquillante para dejar tu piel limpia.

Cuando seques tu piel después del ritual de la limpieza hazlo dando golpecito y nunca restregando la toalla o algodón por la cara.

Tratamiento

Con la piel limpia aquí es donde entran los productos específicos. Recomendamos un sérum porque son productos más concentrados que las cremas y sus activos llegan a las capas más profundas para tratar los signos del envejecimiento y aumentar los beneficios.

Los utilizaremos por la mañana y por la noche.

Otra de las partes de nuestro rostro que más acusa el paso de los años es el contorno de los ojos y labios. La piel de estas zonas es más fina y sensible que la del resto del cutis y requiere productos específicos que ayuden a prevenir y combatir los signos del envejecimiento de esta zona: patas de gallos, ojeras, bolsas, flacidez y el código de barras en el contorno de los labios.

Otro de los productos en auge con efectos antienvejecimiento son los tratamientos en ampollas, los boosters que ofrece efectos inmediatos.

Hidratación

La hidratación es fundamental para conservar el manto hidrolipídico en equilibrio y para evitar la pérdida de agua y de allí la deshidratación.
Y es que en las pieles maduras la piel está menos hidratada y disminuye la secreción de sebo y se pierde más agua por transpiración. Por ello con la edad notamos que nuestra piel es más seca.

Es necesario un aporte extra de hidratación porque sino nuestra piel se verá envejecida, mate y áspera.

No nos olvidemos del cuello y escote, los grandes olvidados principalmente en invierno y que si no los cuidamos delatan el paso de los años de manera impertinente.

Además por la noche es necesario una crema que aporte lípidos a nuestra piel para levantarnos con un cutis descansado y rejuvenecido.

Protección Solar

No olvidemos que es el sancta sanctorum para que los demás pasos de nuestra rutina tengan buenos resultados.

Además actualmente existen protectores solares, nada incómodos, super fáciles de aplicar y que protegen también de la luz azul

Exfoliación y Mascarilla

Estos son los pasos diarios e inexcusables pero también es importante no olvidar una o dos veces por semana realizar una exfoliación para eliminar impurezas, células muertas y desbloquear los poros. Ahora tenemos el cutis sedoso preparado para seguir con tu rutina.

Tampoco nos olvidamos de regalarnos un momento para nosotras, porque nos lo merecemos con una mascarilla con ingredientes antiaging. Los resultados siempre son un regalo.

 

Si alimentamos bien nuestra piel nos dará su mejor imagen. Que pasen los años y que nos siga gustando mirarnos en el espejo es la mejor señal.

En La Bella Carmela te ofrecemos toda una gama de productos que se adapta a tus necesidades. Entra a conocerlos!!!

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email